El ruido pasa factura, apuesta por el aislamiento acústico

El ruido pasa factura, apuesta por el aislamiento acústico

pérgolas de aluminio para terrazas

Tras haber visto todas las ventajas y posibilidades de nuestras pérgolas de aluminio para terrazas, en este nuevo post de nuestro blog queremos ocuparnos en exclusiva de las consecuencias que tiene para la salud la exposición al ruido ambiental.

En la actualidad, a nivel europeo rige la directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre evaluación y gestión del ruido ambiental. Esta fija como límite aceptable de ruido a soportar por una persona los 65 decibelios. Misma recomendación la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, advierte de que aproximadamente nueve millones de españoles (un 22% de la población) viven expuestos a niveles de sonido que superan esos 65 decibelios que comentamos. En toda Europa, la cifra se dispara a unos 110 millones de personas.

Por eso, desde Finestres BCN insistimos tanto en que, además de una buena insonorización, hay que apostar por ventanas aislantes desde un punto de vista acústico. Date cuenta de que no estamos hablando solo de ruido generado por el tráfico urbano, sino también de los aviones, los trenes o las industrias.

El aislamiento acústico de las ventanas

Una de las consecuencias más graves de la exposición continuada a ruidos muy elevados puede ser la pérdida de audición. Sabemos que proteger la salud auditiva puede ser complicado en las grandes ciudades. Por eso es clave actuar en la medida de nuestras posibilidades, entre otras cosas, instalando ventanas que nos procuren un adecuado aislamiento acústico. Ten en cuenta que esos problemas de audición que comentamos pueden generar, además de la deficiencia física consabida, problemas de depresión, inseguridad, dificultades para socializar o aislamiento. Por descontado, la contaminación acústica también puede provocar estrés. Dicho de otro modo, una persona expuesta a excesivos ruidos continuados puede ver modificado su carácter y mostrarse irritable y nerviosa. El estrés puede afectar además a la productividad laboral o a la vida personal de las personas. Otro problema derivado de la contaminación acústica es el insomnio. Como sabes, no descansar lo suficiente conlleva serios riesgos para la salud en distintos niveles. ¿Cómo evitarlo? Por ejemplo, apostando por ventanas que procuren estándares elevados de aislamiento acústico como las que encontrarás en nuestro catálogo.

Sin comentarios

Publicar un comentario