Prestaciones de las pérgolas bioclimáticas

Prestaciones de las pérgolas bioclimáticas

Como profesionales de la instalación de pérgolas en terrazas en Barcelona podemos colocarte una de las más demandadas del mercado por sus grandes prestaciones. Nos referimos a las pérgolas bioclimáticas. En este post vemos sus particularidades.

A grandes rasgos, podemos decir que es un sistema de lamas orientables de aluminio motorizadas. La solución ideal para disfrutar de la terraza o espacio exterior de tu vivienda el máximo tiempo posible. Su mecanismo es muy sencillo. Como decimos, van motorizadas para poder regular y controlar la ventilación, el sol, la lluvia o el viento. Las lamas de aluminio de las pérgolas bioclimáticas de Finestres BCN destacan por su resistencia, durabilidad y altas prestaciones. Los costes de mantenimiento son por lo tanto muy bajos.

Cuando te pongas en contacto con nosotros, estudiaremos tus necesidades y gustos para colocar una pérgola cuyos colores encajen perfectamente con el entorno. Además, la capacidad de orientar de forma motorizada las lamas garantiza un mejor confort térmico porque evita el recalentamiento de las fachadas, sobre todo en los meses de más calor. No solo eso, sino que asegura la ventilación natural de los espacios en los que se instala la pérgola bioclimática.

Otras ventajas de las pérgolas bioclimáticas son:

  • Resisten corrientes de viento de hasta 200 km/h y pueden soportar hasta 50 kilos de nieve.
  • Las lamas orientables aúnan la protección de un porche y la versatilidad de un toldo.
  • Permiten ampliar los metros habitables de casa sin tener que hacer una reforma.

Los materiales 

En cuanto a los materiales, hoy día tenemos a nuestro alcance infinidad de opciones. Incluso placas de captación solar que generan energía eléctrica que se aprovecha para tener agua caliente o climatizar la piscina. De todas formas, los materiales más habituales suelen ser los aluminios y los materiales sintéticos. Si la pérgola se quiere seguir utilizando en invierno se puede optar por un cerramiento de la terraza a la que cubre. Cerrando los laterales se consigue una especie de efecto invernadero. Se recurre a materiales como cristal o metacrilato. Si el clima lo permite, se puede optar también por lamas textiles.

Sin comentarios

Publicar un comentario